Listado de las obras seleccionadas más planos para realizar el recorrido en el museo

Previsualizar

Buscar

Colección Soledad Lorenzo

Punto de encuentro // Cuestiones personales

27 septiembre, 2017 - 27 noviembre, 2017 // 20 diciembre, 2017 – 5 marzo, 2018
/
Edificio Sabatini. Planta 4

En esta propuesta expositiva, desplegada en dos muestras, el Museo Reina Sofía presenta una selección de las obras que forman parte del depósito temporal que en 2014 realizó la galerista Soledad Lorenzo. El depósito está compuesto por 392 piezas de 89 artistas pertenecientes a diferentes generaciones, cuyas prácticas abarcan diversas disciplinas de la creación artística actual.

La primera exposición, Punto de encuentro, reúne un conjunto heterogéneo de artistas de tres generaciones que permiten establecer algunos de los caminos del arte español, desde su raíz en los años cincuenta hasta la primera década del siglo XXI. La muestra parte de las dos vetas del arte español tradicionalmente concebidas como opuestas: la del trabajo en torno a la materia y el medio pobre cargado de connotaciones simbólicas y perfiles esotéricos de Antoni Tàpies y la de la construcción de un lenguaje universal a través de la geometría por parte de Pablo Palazuelo. Siguiendo el linaje de la investigación sobre el espacio se sitúan la obra de Soledad Sevilla desde el dibujo y la pintura, y la de Ángeles Marco desde la instalación escultórica.

El contrapunto a esta preeminencia de la abstracción lo ofrecen otros artistas a priori dispares pero con obras que destilan ciertos intereses comunes en relación con el análisis del espacio como Guillermo Pérez Villalta, para quien la idea del lugar ilusorio con perfiles neofigurativos contrasta con su interés por redefinir el campo de la perspectiva pictórica renacentista, y Jerónimo Elespe, que sintetiza en sus pequeñas pinturas espacios ilusorios con figuración de referencias clásicas. Con Íñigo Manglano-Ovalle y Perejaume se introduce de nuevo un elemento relacionado con lo constructivo desde el punto de vista de la escenificación.

Frente al neoexpresionismo hegemónico surge en los años ochenta en el País Vasco una generación de jóvenes artistas que reivindicaban el racionalismo como parte de una tradición local y que fueron determinantes en la trayectoria profesional de Soledad Lorenzo. Se incluyen obras de Txomin Badiola, Pello Irazu —quienes renovaron el lenguaje de la escultura—, Jon Mikel Euba, Sergio Prego y Ana Laura Aláez cuyas investigaciones giraban en torno al espacio y la puesta en escena, y a la percepción de la obra de arte por parte del espectador.

La exposición se cierra con dos artistas de generaciones distintas que representan una cierta internacionalización del arte español: Juan Uslé, definidor de una geometría atemperada, y el más joven Adrià Julià, con el que se indica el avance de Soledad Lorenzo hacia nuevos medios como la fotografía y el vídeo y a aspectos más relacionados con el arte conceptual.

Cuestiones personales, la segunda muestra, se centrará en la recuperación del lenguaje figurativo y las metamorfosis de la representación en las últimas décadas del siglo XX. Aquí la narración se expande en el territorio y se crean conexiones entre artistas españoles y estadounidenses, reflejo evidente de la ampliación de la mirada de la galería hacia otras latitudes justo en el momento de la internacionalización del arte español.

Compartir

Exposiciones actuales