El «dónde estoy» va desapareciendo