La artista noruega Anna-Eva Bergman (1909-1987) consideraba el ritmo como elemento estructural de la pintura, un ritmo que surgió del empleo de determinadas materias —hojas de metal, pan de oro, plata o cobre—, formas, líneas y colores. El paisaje fue la referencia esencial de su obra: motivos naturales, mitología escandinava — planetas, montañas, barcas, fiordos— o la luz nórdica.

Anna-Eva Bergman

De norte a sur, ritmos

3 noviembre, 2020
Vídeo Exposiciones

Compartir