ACESSO PROFESIONALES
Inicio de sesión | Registro

Rogelio López Cuenca. Yendo leyendo, dando lugar (27/08/2019)

2 de abril de 2019 – 26 de agosto de 2019 / Edificio Sabatini. 3ª Planta

Yendo leyendo, dando lugar es la primera gran exposición retrospectiva que se le dedica a Rogelio López Cuenca (Nerja, 1959), y que examina las constantes y diferentes derivaciones y ramificaciones que se han sucedido en su trayectoria, donde la palabra y la poesía se abren camino siempre hacia otros ámbitos.

Poeta y artista visual, Rogelio López Cuenca se sitúa dentro de la tradición de la crítica institucional y conecta, tanto con la pulsión vitalista y transgresora de las vanguardias históricas, como con las derivas más heterodoxas del pop a través de un trabajo de creación e investigación artística en torno al lenguaje.

Su obra, que se podrá ver en las diferentes salas del Museo, aborda en sus proyectos cuestiones como las motivaciones e implicaciones de las políticas migratorias contemporáneas, la memoria histórica, la crítica poscolonial o la instrumentalización del arte y la cultura para promover procesos de especulación urbanística. En su voluntad y capacidad para diseccionar cómo opera el poder contemporáneo, indaga en la manera en la que se construyen los relatos hegemónicos en los ámbitos político-económico y sociocultural, explorando las fisuras que se pueden abrir en ellos.

Pinturas, fotografías, vídeos, instalaciones, fotografías de gran formato intervenidas con óleo e incluso la reproducción de una tienda de souvenirs, datadas desde finales de los 80 hasta la actualidad, estarán presentes en esta retrospectiva que incluye, además, un conjunto de piezas creadas especialmente para la exposición, Las Islas, en las que López Cuenca transita entre diferentes técnicas, soportes y discursos: videoensayo-instalación-arte textil realizando una relectura crítica de algunos textos y grabados históricos relacionados con el "descubrimiento" de América.

Trabajos en colaboración

La muestra comienza con la obra Poem que nos acerca a los trabajos que el artista realizó, en colaboración con otros creadores, en el contexto poético español de la década de los 80. Ya en trabajos como Poesie pour le poivre o Brixton Hill (ambos de 1986), López Cuenca combina técnicas alejadas de las formas poéticas tradicionales y se decanta por aquellas más afines a los lenguajes vanguardistas como el collage, el apropiacionismo y el détournement. En la estela de prácticas como las de Schwitters, Mallarmé, Broodthaers, Brossa o Isidoro Valcárcel Medina, que transitan y habitan el medio poético y otros medios artísticos contemporáneos, Rogelio López Cuenca experimenta con grafías, espacialidades y sonoridades dentro y fuera de las páginas del libro.

Este concepto de campo poético expandido desencadena un giro en su trabajo hacia el ámbito de las artes visuales, más abierto a la exploración material, aunque no renuncia a la dimensión lingüística, que mantendrá a partir de ese momento en su práctica artística. Es en el momento de esta "fuga" o "desvío" de su trayectoria cuando participa en experiencias de creación colectiva como la banda pop Peña Wagneriana, el grupo de "música maquinista proletaria" UHP o la Agustín Parejo School, colectivos en los que busca la confluencia de la poesía y la escritura con las artes visuales y las narrativas mediáticas.

Para descargar el dossier de la exposición, pulse aquí

El Museo Exposiciones

Compartir